Ejercicios para obtener el busto perfecto

Muchas mujeres nos preocupamos mucho porque tenemos los senos muy grandes o muy pequeños, pero a diferencia de lo que muchas creen esto no es una cuestión solo de genética ya que lo que hace unos senos hermosos y perfectos son los cuidados y la atención que les prestamos.

Aunque pensemos que unos senos grandes son más hermosos, lo que los hace perfectos y llamativos no es solo el tamaño sino que sean firmes y bien moldeados. Por esta razón y para recuperar la firmeza o evitar la flacidez sólo es necesario realizar los siguientes ejercicios tres veces a la semana y seguir unas indicaciones generales:

Recomendaciones generales

Evita bañarte con agua caliente y si debes hacerlo es recomendable que lo hagas con agua tibia y para finalizar el baño aplica un poco de agua fría en la zona del busto.

En el mercado hay muchos productos que te pueden ayudar, desde geles para el baño hasta cremas diarias que potenciarán los efectos de los ejercicios y te ayudarán a obtener resultados visibles en menos tiempo.

Intenta no usar ropa que te obligue a dejar de lado el uso del brasier, ya que mientras el cuerpo se encuentre en forma vertical debes llevar sostén evitar que los senos se caigan.

Utiliza un brasier deportivo siempre que hagas ejercicio ya que los sostenes normales no son suficientes cuando se realiza actividad física.

Asegúrate de que usas la talla correcta de brasier. La mejor manera de averiguarlo es levantando los brazos. Si lo haces y la piel del pecho comienza a asomar por debajo de la prenda, es que necesitas otra talla o modificar la longitud de los tirantes. Olvídate de los brasieres con relleno o reduce su uso al mínimo porque no dejan que la piel del pecho transpire y evitan su adecuada oxigenación.

Rutina de ejercicios para unos senos perfectos:

1. De pie, con la cara contra la pared, toma distancia con los brazos apoyando las palmas de las manos. Flexiona los codos de manera que el pecho toque la pared, sin mover las piernas ni doblar las rodillas. Vuelve a la postura vertical y repite quince veces.

2. Sentada en el borde de una silla, flexiona los brazos a la altura del pecho de manera que se junten las puntas de los dedos. Levanta los codos hasta los hombros y regresa a la postura anterior. Realiza quince repeticiones.

3. En la misma posición anterior, cruza las manos para sostener los antebrazos. Desde allí, presiona los músculos hacia adentro y hacia afuera con golpes cortos y secos. Repite quince veces.

4. Sentada, con la espalda bien derecha, levanta un brazo y estíralo lo que más puedas, mientras el otro, caído a lo largo del cuerpo actúa como contrapeso. Bájalo y repite el ejercicio con el otro, unas quince veces.

5. Con una pesa en cada mano (o una bolsita de arroz de 1 kilo) lleva ambos brazos hacia adelante, frente al pecho, sin sobrepasar la altura de los hombros. Cruza los brazos uno sobre otro a la altura de la muñeca, alternando izquierdo sobre derecho y derecho sobre izquierdo. Repetir unas quince veces

6. Acostada boca arriba con las rodillas flexionadas, coloca una pesa en cada mano. Eleva los brazos en ángulo recto. Flexiona un poco el codo, lleva un brazo hacia atrás hasta tocar el suelo y vuelve a subir. Alterna los brazos, repitiendo quince veces con cada uno.

Comments

  1. By Elena Arias

    Responder

  2. By fabiana flores

    Responder

  3. By lucy

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>