Ejercicios para las piernas

Las piernas de las mujeres son un encanto indiscutible para muchos hombres, sin embargo la falta de ejercicio y una vida sedentaria con hábitos alimentarios deficientes, hacen que las piernas se vuelvan flácidas, con celulitis, hay falta de flexibilidad y llegan a estar mal torneadas. Además de eso hay falta de circulación de la sangre y esto produce varices e inflamaciones de los pies y de los tobillos.

Unas piernas sanas, bien torneadas y tonificadas no sólo son sinónimo de fortaleza y salud sino que también constituyen un atractivo imponderable para quien las posee. Por esta razón un arma infalible para conseguirlas es el ejercicio regular y esta rutina de ejercicios que te daré a continuación te ayudará a conseguirlas:

Ejercicios para las rodillas

1. De pie, en posición erguida, inspirar profundamente y sobre los pies juntos, apoyarse de en el suelo con los pies planos, flexionar las rodillas de modo que se baje verticalmente el cuerpo hasta quedar en cuclillas, mientras se va espirando y levantando los brazos hacia adelante para mantener el equilibrio. Este ejercicio debe repetirse entre diez y quince veces.

2. Separa bien las piernas, coloca las manos apoyadas en las rodillas, flexionar éstas alternativamente, cinco veces cada una, desplazando el tronco erguido hacia el lado de la pierna flexionada y estirando al máximo la otra. Repite 8 veces.

3. De pie, hacer una profunda inspiración, adelantar ligeramente una pierna con la rodilla levemente flexionada y cargar sobre ella el peso del cuerpo, mientras se va espirando. Este ejercicio se repite cinco veces con cada pierna.

Ejercicios para las piernas

1. Acostada boca arriba en el suelo, estira los brazos en forma de cruz y haciendo una inspiración profunda, cruza una pierna rígidamente extendida sobre la otra, de manera que quede paralela al brazo del lado opuesto, mientras que vas espirando. Vuelve a inspirar y tomar de nuevo la posición inicial. Repetir unas cinco veces cada pierna.

2. Acostada de lado, apóyate sobre un brazo con el codo flexionado, de modo que se mantenga el tronco ligeramente levantado, y las piernas estiradas, paralelas una sobre la otra. Haciendo una inspiración profunda, elevar la pierna que está en la posición superior, sin flexionar la rodilla, hasta alcanzar la máxima altura posible y aguantarla en esta posición durante unos segundos. Bajarla a su posición inicial, espirando el aire. Repetir dos veces más y, luego, invirtiendo la postura, hazlo con la otra pierna.

Para tornear las piernas

1. Separa los pies ligeramente, manteniendo el cuerpo erguido, inspirar y flexionar levemente las rodillas levantando los talones, de manera que el peso del cuerpo recaiga sobre los dedos de los pies.

2. En una postura totalmente vertical, con los pies un poco apartados, los brazos a los lados de las caderas y la cabeza erguida. Se inspira profundamente y se elevan sólo los talones profundamente y se elevan sólo los talones hasta quedar de puntillas, espirando levemente. Permanecer así durante unos cuatro segundos y luego bajar los talones hasta apoyarlos en el suelo.

3. Con las piernas bien separadas, con los dedos de los pies apuntando hacia afuera. Flexionar las rodillas al máximo sin levantar los talones ni mover el tronco hacia los lados. Alcanzada la postura de flexión máxima que permitan las rodillas, permanecer en ella unos cuatro segundos y volver lentamente hacia la posición original.

4. Adoptando la posición original del anterior ejercicio, debes levantar los talones del suelo, manteniendo las rodillas flexionadas y el resto del cuerpo inmóvil, con los brazos caídos sobre el lado interno de los músculos y, en unos cuatro segundos, recobrar la postura con las piernas estiradas y bajar los talones hasta apoyar de pleno en el suelo las plantas de los pies.

5. Con los pies juntos, el cuerpo erguido y la manos en forma de cruz. Inspirar luego profundamente y, sin flexionar la rodilla, levantar la pierna extendida hacia un lado hasta tocar con ella la mano del mismo lado que se mantiene en alto.

Con la ayuda de una silla

1. Con una mano sobre la silla, el cuerpo bien erguido y las piernas juntas, inspirar y elevar los talones del suelo hasta quedar de puntillas. Permanecer en esta posición unos cuatro segundos y, espirando, tomar de nuevo la posición inicial con lentitud y repetir cinco veces más.

2. En la misma posición inicial del anterior ejercicio, levantar los talones, flexionar las rodillas hasta quedar en una posición como si se estuviese sentado y estirar la pierna más alejada del apoyo hacia un costado. Recogerla lentamente y volver a la postura original.

Comments

  1. By deii

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>